“Aprendimos a producir miel de abeja, a organizarnos, pero sobretodo a que tenemos algo bueno” - Julio Sánchez

 

Comunidad: Chanival
Municipio: Huitiupán
Estado: Chiapas
Año inicial: 2014
Proyecto: Producción y comercialización de miel de abeja

Por medio del Ayuntamiento, Julio Sánchez se enteró en 2014 en una reunión informativa sobre el PESA. Al tener contacto con el agente de desarrollo rural, comenzaron sesiones de capacitación e iniciaron el proyecto, el cual agrupa a comunidades mayoritariamente Tzotziles de Chiapas. “Nos hicimos responsables de participar y de hacer las cosas… Me gusta invitar a la gente, a mis compañeros para que tengamos proyectos y capacitarte de muchas cosas, aprender de muchas cosas”.

Al darse cuenta que no sabían cómo trabajar adecuadamente un proyecto apícola, el interés de la comunidad tomó fuerza: “Ahí aprendimos y seguimos aprendiendo, ahora queremos hacer un centro de acopio grande para comprar o vender la miel, para fortalecer a nuestras familias”. Julio nos explica que al iniciar con el PESA, no tenían colmenas, “ahora lo que queremos es tener un mejor producto para vender o comercializar. Antes me dedicaba al campo, maíz, frijol; cosechamos nomás para consumir, pues para vender el gasto no sale. Con este proyecto me estoy dando cuenta que sí tiene algo bueno”.

El proyecto abarca 19 comunidades en los municipios de Huitiupán, Simojovel y Amatán donde hay ya 2,885 colmenas. Son un total de 88 socios en la Sociedad de Productores Apícolas de Chiapas S. C. de R. L. de C. V., de los cuales 61 son mujeres y 27 son hombres. “Ya cuidamos solos nuestras colmenas luego de la capacitación. Esperamos que el año que viene tengamos mejores producciones”. Con el PESA se realizó la tecnificación de los apiarios para optimizar los costos de producción y tener una ventaja que les permitiera competir en los diferentes mercados; buscar valor agregado en la producción convencional y orgánica; además de la diferenciación d e mieles, demostrando la factibilidad técnica de procesar productos agropecuarios por grupos organizados en comunidades rurales, utilizando materias primas producidas de la región, elevando la rentabilidad del procesamiento y transformación de la miel.