¿Qué es el Proyecto de Seguridad Alimentaria para Zonas Rurales?

 

Antecedentes

El Proyecto en México tuvo su origen en 2002 como un proyecto piloto auspiciado por la FAO y el Gobierno de México a través de la SAGARPA para prestar atención a las familias de las localidades consideradas de alta y muy alta marginación, mediante el desarrollo de sus capacidades para mejorar la producción de alimentos y la seguridad alimentaria.

En el transcurso de poco más de una década, el Proyecto ha sido institucionalizado por el Gobierno de México a través de la SAGARPA y se ha convertido en un importante Componente del Programa de Productividad Rural y en uno de los apoyos para la Cruzada Nacional contra el Hambre y el Programa Nacional México Sin Hambre, formulados para el período 2013 - 2018.

De enero a octubre de 2016, el Componente en México atiende a:

  • 32 estados
  • 762 municipios
  • 8,082 localidades
  • 166,513 familias participantes
  • 254,228 proyectos vigentes
  • 312 ADR

En esta cobertura se consideran 481 municipios incluidos en la cruzada, en más de 6,219localidades, es decir el 77% del total.

Durante 2016, a través del Componente, la SAGARPA pretende beneficiar a 40,118 unidades de producción familiar con paquetes de huertos y granjas familiares, en las localidades rurales de los municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

A la luz de la experiencia acumulada, el Componente en México actualmente enfrenta el desafío de reforzar la seguridad alimentaria de la población dedicada a las actividades agropecuarias en las localidades rurales de alta y muy alta marginación del país, a través de fomentar que las familias rurales incrementen su producción de alimentos y generen mayores ingresos de manera sostenible, en el contexto de una política nacional agroalimentaria que fomenta la productividad y la competitividad de las actividades primarias, y de una política social que prioriza el combate a la pobreza y la erradicación del hambre en los segmentos más vulnerables de la población mexicana, proporcionando servicios de promoción del desarrollo humano y social, educación nutricional y apoyos a proyectos productivos generadores de ingresos, con base en una metodología que implica el uso de herramientas y procesos que alientan el involucramiento y empoderamiento social.

Dichos esfuerzos involucran temas necesarios e inaplazables: reducir el impacto sobre nuestros recursos naturales; atender el tema de la disponibilidad del agua y su aprovechamiento; el uso de la tecnología para aumentar la productividad y capacitación para la generación de ingresos, entre otros que de manera integral, son primordiales para la sostenibilidad de los proyectos.

La mayor parte del éxito del Componente radica en la metodología utilizada, diseñada por la FAO y en constante evolución gracias a la retroalimentación constante de los agentes de desarrollo rural, que son el primer contacto del Componente con la población y sus acompañantes comprometidos. Recordemos que más allá de lo técnico, estos programas tienen al ser humano como eje central, su desarrollo y calidad de vida. Los agentes de desarrollo rural y los beneficiarios caminan juntos, y llevan a buen término los proyectos para bien de las comunidades. Cada eslabón del Componente tiene una importancia clave para el bienestar social, y sin los agentes de desarrollo rural no se concreta el círculo virtuoso necesario.

El problema que atiende el Componente

El diagnóstico de SAGARPA - FAO indica que: “Las dos causas que explican la pobreza de las familias rurales son: a) los bajos ingresos de los hogares y, b) el bajo desarrollo de capital humano. Así, estas familias se encuentran inmersas en un círculo de pobreza: “los bajos ingresos no les permiten acceder a los servicios de salud, educación, capacitación y alimentación, generando un bajo desarrollo de capital humano que los lleva a que se incorporen o realicen actividades de baja productividad y, por lo tanto, de baja remuneración, perpetuando así el círculo de pobreza”.

A su vez, los bajos ingresos de los hogares rurales se explican con base en i) los bajos niveles de producción y de productividad de las UER; ii) escasas oportunidades laborales o la baja capacidad de inserción laboral en actividades con un nivel de remuneración mayor al mínimo, debido al bajo desarrollo de capacidades de la población; y iii) el bajo desaprovechamiento de activos locales no agropecuarios o pesqueros.

En consideración de lo anterior, el problema central a resolver por el Componente se centra en la atención de lo siguiente:

El bajo nivel de producción y productividad de las actividades agropecuarias y pesqueras de las unidades de producción familiar en las localidades rurales de alta y muy alta marginación, incide de manera restrictiva en el aprovisionamiento adecuado, en la cantidad, calidad y diversidad de los alimentos necesarios para el autoconsumo, en un consumo adecuado de los mismos y en la generación de ingresos, lo que se traduce en malnutrición y en dificultades para salir de la pobreza”.

Objetivo del programa

Derivado del diagnóstico SAGARPA-FAO y en atención a las causas de la pobreza de las familias rurales, el Componente se plantea el siguiente objetivo:

  • Apoyar a las Unidades de Producción Familiar en localidades rurales de alta y muy alta marginación, para mejorar su capacidad productiva.

Misión

Por lo anterior, la MISIÓN actual del Componente se define como:

“Trabajar para un mejor país, en localidades rurales de alta y muy alta marginación, mejorando la producción y productividad agropecuarias, la alimentación y los ingresos de las unidades de producción familiar, a través de acciones coordinadas e instituciones comprometidas con una Visión Común para superar la inseguridad alimentaria y contribuir a erradicar la pobreza”

El cumplimiento de la Misión del Componente exige:

  • Métodos basados en la participación social, el desarrollo de capacidades y el respeto a la cultura local y la dignidad de las personas,
  • Facilitadores y promotores comprometidos con el desarrollo rural integral.
  • Proyectos productivos viables y adaptados a las condiciones locales.
  • Agencias de Desarrollo Rural con sólidos y estables equipos técnicos,
  • Uso y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

La VISIÓN actual del Componente se define como:

“Crear las condiciones y capacidades para que las familias y comunidades rurales con las que el Componente interactúa, mejoren la producción agropecuaria familiar, su alimentación y sus ingresos, y enfrenten su futuro con mayor seguridad alimentaria y renovados medios de vida que contribuyan a superar gradual y progresivamente la pobreza”.